Navigation Menu
Respeta y serás respetado. Errespeta ezazu, eta errespetatuko zaituzte. Diego María Granados. Notario.

Respeta y serás respetado. Errespeta ezazu, eta errespetatuko zaituzte. Diego María Granados. Notario.

Respeta y serás respetado.

En el desempeño de mi función notarial he podido comprobar que se respeta al notario como profesional que, seguramente por haber estudiado mucho, prácticamente sabe todo y de todo, lo cual dista mucho de ser cierto. Sin embargo, agradecido por ese respeto, me esfuerzo en corresponder, porque el respeto es algo que se reactiva y reafirma si existe reciprocidad: “respeta y serás respetado”.

Pero cualquier oficio, trabajo o profesión, por pequeño que nos pueda parecer, es respetable con independencia de exigir mayores o menores estudios. Lo importante es que hagamos bien nuestro trabajo y respetemos el que otros realizan porque, al fin y al cabo, todos necesitamos en un momento u otro del trabajo de los demás.

En la vida cotidiana y profesional me siento especialmente gratificado cuando, dentro de mis limitaciones, soy capaz de asesorar o tranquilizar a quienes carecen de otras vías de asesoramiento, destacando entre estas a las personas de mayor edad que, más veces de las debidas, son ignoradas o sufren el vacío, incluso de sus seres más queridos.

Me gustaría que reflexionáramos sobre el respeto que tenemos a otras personas y el trabajo que desempeñan y, muy especialmente, si respetamos debidamente a nuestros mayores.

 Diego María Granados. Notario. Ex patrono de la Fundación Respeto.

 

Errespeta ezazu, eta errespetatuko zaituzte.

Nire notario-langintzan, ikusi dut notarioari errespetua zaiola asko ikasi duen profesionala delako, eta, ziur asko, dena eta denetik dakielako, baina ezin esan daiteke hori egia denik. Hala ere, eskergarria zait azaldu didaten errespetu hori, eta ahalegin bat egin nahi dut haren ordaina emateko, elkarrekikotasunak pizten eta indartzen baitu errespetua: “errespeta ezazu, eta errespetatuko zaituzte”.

Zenbait lanbide apalak irudi ditzakegun arren, ofizio, lanbide edo lanpostu guztiak dira errespetagarriak, ikasketa-maila handikoak edo apalekoak diren kontuan izan gabe.  Ondo egin behar dugu gure lana, hori da funtsezkoa, eta errespetatu egin behar dugu gainerako pertsonek egiten duten lana, guztiok izango baitugu, noiz edo noiz, besteren lanaren premia.

Eguneroko bizitzan eta lan-jardunean, pozik sentitzen naiz gai baldin banaiz, nire mugen barruan, bestelako aholku-biderik ez duten pertsonak aholkatzeko edo lasaitzeko. Bereziki nabarmendu nahi ditut, horien artean, adineko pertsonak, behar baino gehiagotan egiten baitzaie entzungor, baita haien gertuko pertsonen aldetik ere.

Pertsonei diegun errespetuaz eta haiek egindako lanari diogun begiruneaz hausnartu behar dugula iruditzen zait, eta, bereziki, gure adineko pertsonak behar bezala errespetatzen ote ditugun aztertu behar dugula.

 Diego María Granados. Notarioa. Respeto fundazioko patronatu-kide ohia.

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 3 = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>